viernes, 28 de septiembre de 2007

ORTEGA Y GASSET. ¡Qué listos eran!

"Con estos vientos cálidos de "revolución",
se acumula el polvo de los tiempos en mi balcón"

Parece mentira. Cada cual hace de su capa un sayo. Se practica alegremente el lánguido deporte de confundir el culo con las témporas. Témporas de plegaria practicaría yo, para pedir el cese de las "hostialidades" políticas y del maniqueísmo gobernante.

Por lo visto, Ortega y Gasset no está bien visto por esa porción de la tarta podrida llamada "izquierda", y aún más: el sector más hediondo de esa porción, el nacionalismo, le achaca todos los males del centralismo de Madrid. Pero se ha leído algo esta gente...

Ortega, profundo y eterno, ahonda en los males de España desde èpocas inmemoriales, desde antes de la reconquista (que no fue tal, según él). No compartía el dualismo izquierda/derecha, y yo pienso igual. Creo que es la única dimensión del mundo que carece de esta cualidad taoísta, porque según el reparto de etiquetas, atribuir las bondades del mundo a unos, y criminalizar la tiranía supuesta de los otros es un error de bulto y de inculto.
Tan absurdo resulta la distinción que vemos en la supuesta "derecha", rasgos y guiños a políticas de izquierdas, y podemos observar en la "siniestra", tufos y pujos de supuestas derechas.
Así nos va. Cuando gente de la categoría del que corona esta entrada, y como él muchos filósofos, no son conocidos por la mayoría, estamos condenados a ser "masa", y además mala masa, grumosa, informe. Seguiremos...

No hay comentarios: