viernes, 18 de julio de 2008

DIGRESIÓN SIN RIMA


Puedo tocarlo, puedo olerlo, puedo sentirlo
Si. En efecto, la oportunidad se presenta
El alma escapa por los poros y regresa
Es el viaje eterno que nunca descansa

Si no ¡cómo advertir, gozosos, lo bello!
¡Cómo filtrar con vigor la alegría!
¿Qué sentido tendría el sagrado placer?

Razón de existencia de lo feo e inmundo
Por eso la pena, para eso el llanto
Fuerzas, potencias para nivelar la balanza
Experimentar; tirar de la brida
Modelar el dolor... y triunfar

Poco a poco...
El duende intangible que llevo dentro
Expande su aura, se multiplica,
Venciendo gigantes, salvando obstáculos
Abriéndose paso entre las vetas de carne

Y asi espero el día en que lo luzca orgulloso
Tejeré guirnaldas de flores en su honor
Primer vagido de un alma inmortal.

No hay comentarios: